PP y PSOE; dos modelos económicos distintos

Modelo económico PSOE: Cuando en 1982 Felipe González llega a la presidencia inicia un plan de estabilización económica para que España sea aceptada en la Comunidad Económica Europea, predecesora de la UE, ya que en 1977 la CEE había rechazado la solicitud de España para poder ingresar bajo gobierno de Adolfo Suárez de la UCD. Entonces comenzó un proceso de reconversión industrial cerrando toda la industria obsoleta, sobre todo en el País Vasco, para preparar a la industria española para que pueda competir en la CEE al abrirse al mercado europeo, pues a partir de entonces las empresas españolas competirían en la UE.

En 1985 España bajo gobierno socialista solicita el ingreso en la UE y el 1 de enero de 1986 pasa a formar parte de la CEE de manera oficial. Gracias a la descentralización del Estado español en donde los gobiernos de cada Comunidad Autónoma pueden ver mejor qué necesita cada territorio del país para invertir de forma estratégica en aquellos sectores en los que puede competir mejor, pues alguien que vive en Valencia y tiene contacto con los principales agentes económicos de la región sabe mejor lo que necesita esa región que alguien que vive en Madrid. Por esa razón, el gobierno vasco invirtió en conocimiento, tecnología e innovación tras la reconversión industrial llevada a cabo por el gobierno socialista en la que invirtieron 26.200 millones de las antiguas pesetas. Así, se pasó en 1982 de tener una inflación de 13,9 puntos, un desempleo de 16,3% y un exiguo crecimiento de 1,6% a tener en 1989 una inflación de 7,1 puntos, un desempleo de 17,2%, lo que representaba una recuperación con respecto a 1985 y 1986 en donde el desempleo estaba en un 20% y un crecimiento de 4,7%.

La descentralización de España, es decir, la España de las Autonomías que tanto critica Rosa Díez, líder de UPyD, definiéndolo como la España de los 17 “chiringuitos” y que el PP en su día también se opuso con Manuel Fraga al frente, ha permitido que los gobiernos regionales puedan tener autonomía a la hora de invertir y hacerlo conociendo las principales necesidades económicas de su territorio invirtiendo en aquellos sectores más productivos, como es el caso del País Vasco cuando se invirtió en innovación y conocimiento, en nuevas tecnologías para hacer la industria vasca más competitiva.¿Resultado? En estos momentos el paro en el País Vasco está en el 10,6% (datos del segundo trimestre). José Antonio Herce, socio de Analistas Financieros Internacionales (AFI) explica a EL PAÍS en una noticia publicada el 8 de mayo de 2011; “El sistema de innovación vasco, por ejemplo, es admirable. Han identificado las actividades más productivas, realizado partenariados público-privados y apostado por la tecnología y la exportación”.

Madrid, Navarra y País Vasco, disfrutan de las menores tasas de paro del país. Según Sergi Jiménez, profesor de economía de la Universidad Pompeu Fabra, las razones que explican su mejor resistencia son fundamentalmente históricas, estructurales: un tejido empresarial más diversificado, menor dependencia de la construcción y los servicios básicos, mano de obra más cualificada y, en definitiva, mayor productividad” (enlace de la noticia aquí).

Es decir, la menor dependencia de la construcción y unas tasas de mayor productividad con mano de obra cualificada son las razones por las que Madrid, Navarra y País Vasco sean las que tengan menos tasa de paro. Por esa razón, es tan importante el hecho de que el gobierno socialista invirtiera en la reconversión industrial, puesto que las empresas sólo miran si algo les sale rentable a corto y medio plazo.

Por otro lado, la economía española depende en gran medida del petróleo, como se pudo ver con la Crisis del Petróleo (1973) que afectó gravemente a la economía española y llevó a que se produjesen los famosos Pactos de la Moncloa en 1977, así como en 1993 tras la explosión de la burbuja inmobiliaria en Japón y la segunda Guerra del Golfo en 1991 con Irak, uno de los mayores exportadores de petróleo, por lo que se produjo un repunte en el precio del petróleo afectando a la economía española a partir de 1993 con altos índices de paro, puesto que el encarecimiento del petróleo supone un encarecimiento del producto final que se tiene que transportar –gasolina- en la propia industria.

En aquellas dos crisis el petróleo sólo entraba en España por buques o a través de Francia, por esa razón el gobierno de Felipe González con Miguel Ángel Moratinos como ministro de asuntos exteriores, organizó la Conferencia de Barcelona en 1992 en donde los países del sur de Europa tuvieron un acercamiento a los países del norte de África, del Magreb formando la Conferencia Euromediterránea –no fue un “invento” de Sarkozy en 2007 como él quería hacer creer-. Hoy, Argelia es un país que exporta mucho petróleo y hay un oleoducto que llega a Cataluña. De esa manera el petróleo no cuesta tan caro a España.

La apuesta de Zapatero por las energías renovables es una apuesta a largo plazo para que España no dependa tanto del petróleo, puesto que éste está en manos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) integrada por los principales países exportadores de petróleo. Es decir, la producción industrial, la oferta mundial depende de un agente político en concreto. Por esa razón George W. Bush invadió Irak en 2003 cuando Saddam Hussein hizo amago de “cortar el grifo”, pero los precios del petróleo han subido al haber habido tensiones en los precios por el conflicto en Irak. Y por esa razón, Aznar apoyó a Bush al saber que la economía española depende mucho del petróleo, sin tener en cuenta que por haber entrado en guerra con Irak en 1991 ya había aumentado el precio del petróleo. Y de hecho así fue con la invasión de Irak.

Modelo económico PP: Cuando llega al gobierno en 1996 comienzan bajando impuestos y alargando el pago del IVA para las empresas, pero para poder financiar eso privatizan monopolios públicos como Telefónica diciendo que eso permitirá que los precios bajen al haber menos competencia. Por supuesto, decir que el PP no “salvó” la economía española, puesto que ya había salido de la recesión económica como indica la Tasa de Crecimiento del PIB, que es la tasa que indica el desarrollo de una economía, siendo en 1993 de un -1%, en 1994 un 2,3%, es decir, ya era positiva, en 1996 alcanzó el 2,4% (para verlo enlace aquí), creándose 400.000 puestos de trabajo en 1995.

En 1998 aprueba la Ley del Suelo, analizada en la editorial de EL MUNDO el 27 de marzo de 1998 y recogida en un blog para el que pongo enlace aquí.

Decir que en dicho editorial se decía textualmente; “La nueva Ley simplifica los tipos de suelo y los reduce a tres: urbano, urbanizable y no urbanizable. Salvo que esté expresamente prohibido por una disposición jurídica, todo suelo es, a partir de ahora, urbanizable. Y lo es mediante un procedimiento administrativo que agiliza notablemente el actual sistema de licencias y permisos. El Gobierno espera conseguir, con ello, un drástico aumento de la oferta de suelo, lo que, según aseguró ayer el ministro Arias-Salgado, se debería traducir a medio plazo en una reducción del precio del suelo y, por tanto, de la vivienda”.

¿Hasta qué punto el “boom” inmobiliario fue el modelo de Rodrigo Rato? Como publicó el Faro de Vigo (para ver la noticia aquí), un informe de la agencia norteamericana Bloomberg así lo atestigua, diciendo que Rato es ante todo un político y “se le hace corresponsable de las causas específicas de la actual crisis económica en España, por haber impulsado un modelo de crecimiento fundamentado en la “burbuja” inmobiliaria y por no haber aprovechado la bonanza del ciclo económico internacional para hacer las reformas que ahora precisa España”.

La razón por la que el gobierno del PP apostó por un modelo económico basado en la construcción, como se puede ver con esta noticia cuyo principal impulsor fue el entonces ministro de economía Rodrigo Rato, era que consideraba que al permitir que se construyese mucho más eso haría que hubiese mucha más oferta, por lo tanto, los precios bajarían al ser más competitivos puesto que se trataba de un modelo de economía perfecta según el liberalismo, ideología que considera que el mercado funciona perfectamente en un entorno de competencia perfecta.

De hecho, en la misma editorial se explica que la nueva ley aprobada por el PP en 1998 acababa con la ley que había aprobado el PSOE en 1992 en donde se controlaba la construcción poniendo trabas administrativas para que la oferta se ajustara a la demanda real, evitando así la especulación inmobiliaria, razón de esta crisis económica. ¿Por qué el PSOE en 1992 aprobó esa ley del suelo? Pues primero porque el precio de la vivienda depende del precio del suelo, y desde 1982 el precio del suelo se había duplicado por lo que, tras la crisis económica global de 1990 originada por la explosión de la burbuja inmobiliaria y de las acciones de las empresas en Japón, y puesto que “la experiencia es la madre de la ciencia” el entonces gobierno socialista buscó frenar la escalada de la burbuja inmobiliaria para evitar una crisis como aquélla. El PP, sin embargo, lejos de aprender de la experiencia siguió defendiendo su tesis liberal por la que en teoría el mercado funciona perfectamente y no tiene fallos. Pero esta crisis es consecuencia de un fallo del mercado y le debemos al PP estar inmersos en esta crisis por haber alentado la burbuja irresponsablemente para crear empleo por la vía rápida sin pensar en las consecuencias.

Fragmento literal de la editorial de “El Mundo”: “(…) el Gobierno tuvo que adaptar el texto a una sentencia del Tribunal Constitucional, que, en marzo del año pasado, invalidó más de 200 artículos de la anterior ley, una norma refundida de 1992. El régimen del suelo, durante la etapa socialista, estaba sometido a una estricta regulación administrativa, en la que se establecía el número de metros cuadrados que se podía edificar en función de la demanda previsible (suelo urbanizable programado)”.

¿Cuál es el problema del modelo económico del PP y el origen de esta crisis económica? Que la vivienda es un bien básico, y más en España que la gente prefiere tener su propio piso que vivir en alquiler, por lo que existe mucha más demanda que oferta subiendo los precios -es lo que se denomina excepción Giffen, es decir, que se trata de bienes de primera necesidad que no tienen ningún sustitutivo, por lo que a pesar de que aumente el precio aumenta la demanda-, además de que la gente al ver que los precios están subiendo lo ve como una inversión segura, ya que sabe que si compra dos pisos por 1 millón de euros a los cinco años los podrá vender por 1 millón y medio de euros, y por lo tanto, la persona que antes era rica y podía comprarse los dos pisos después de la compra todavía es más rica al haber ganado medio millón de euros de golpe sin haber trabajado. En cambio, la persona humilde que se compró un piso gracias a una hipoteca y se ha visto ante la imposibilidad por culpa de la crisis de hacer frente al pago está endeudada, por lo que este sistema económico ha hecho que el rico acabe siendo más rico y el pobre todavía más pobre, por esa razón en España la desigualdad ha aumentado.

Al invertir todo el mundo en la vivienda comprando una casa -o más- con la expectativa de que siempre aumenten los precios se produce una especulación inmobiliaria porque los precios se disparan al aumentar considerablemente la demanda. Pero como no todo el mundo puede permitirse comprar una casa por sus precios cada vez más caros y se necesita mantener esa “expectativa ficticia”, es cuando los bancos entran en escena dando crédito fácil a gente más humilde para que se compre una casa y la valla pagando a plazos estimulando de esa manera la demanda, a ello hay que añadir que gracias a los intereses que cobran los bancos por dar un préstamo para la hipoteca hacen su “negocio”, y todavía más si cabe si encima el banco, buscando tener más beneficios gracias a los intereses pagan un plus a los directivos que consiguen dar vender más hipotecas, incentivando que estos den todavía más crédito fácil.

Entonces, al dar los bancos crédito fácil a la gente humilde no se limitaban a dar crédito para la casa, sino que además daban crédito para los muebles, la televisión de plasma, el coche y la casa de campo, viviendo la gente por encima de sus posibilidades -la deuda privada, que es la suma de las familias, las empresas y los bancos asciende a un 320% del PIB-, por lo que debido a ese crédito fácil buena parte del sueldo de los trabajadores se iba en pagar las deudas, entre un 60% y un 70% de su nómina. Con el sueldo restante que les quedaba -entre un 30% y un 40%- tenían que llegar a fin de mes y mientras que los sueldos no subían o apenas lo hacían -alrededor de un 14% de media teniendo en cuenta que los que más suben son los más altos-, los precios se dispararon a partir de la entrada de España en el euro en el año 2000, en donde incluso los alimentos que son un bien básico subieron su precio desde entonces un 48% de media según un estudio publicado por la Organización de Consumidores y Usuarios sobre la subida de salarios y de precios en los últimos diez años. Y ya sin contar con la subida del precio de otros bienes que se duplicaba -si antes un periódico costaba 0,60 céntimos ahora cuesta 1,20 euros-, que subía un 100% (para ver enlace de noticia de estudio de la OCU sobre subida de salarios aquí). Como los bancos invirtieron en activos inmobiliarios cuando los pisos tenían un valor mayor y ahora han perdido valor debido a que la gente no puede hacer frente a sus deudas, y además la demanda ha bajado -según la ley de la oferta y la demanda cuando los precios suben y además la renta baja, es decir, que los salarios se mantienen mientras que los precios suben la demanda baja, por lo que al no mantenerse el nivel de demanda no se venden los pisos, por esa razón los precios estaban inflados, ya que al no querer comprar nadie y hay más oferta los precios han bajado considerablemente e incluso hasta la mitad- los bancos han perdido mucho dinero y no pueden prestar puesto que tienen grandes pérdidas en su balance y el banco peligra -muchos llegando a tener que cerrar-.

En definitiva, con la ley del suelo se estaba construyendo un modelo económico sustentado en una “burbuja” ficticia no basada en la producción, en la industria, y por lo tanto, en la creación de riqueza real. Por lo que fue una quimera que además ha servido para aumentar la desigualdad social y provocar que se haya formado “un cuello de botella” en los bancos que no están dando crédito, y que por lo tanto, impiden que la economía sea dinámica y el dinero fluya, que es de lo que se trata. De hecho, como la deuda privada está en un 320% del PIB eso significa que al estar todos endeudados hasta las cejas los bancos ya no cuentan con esos activos -dinero que prestan y que cuando se les devuelve hace que tengan liquidez para seguir prestando dinero en efectivo- necesarios para poder seguir prestando para que la gente consuma, las empresas puedan invertir en producir, y por lo tanto, la economía funcione. Por esa razón la economía española está totalmente estancada.

La prueba de que la pérdida de valor de los activos inmobiliarios ha llevado a la banca a tener numerosas pérdidas no pudiendo prestar dinero, y por tanto, estancando la economía ha sido que la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) de Alicante duplicó su inversión en activos inmobiliarios entre 2003 y 2005 y el resultado fueron 5.000 millones de euros de agujero por los que tuvo ser rescatada, por lo que al no poder dar crédito desde principios de 2010 ahora Alicante es la provincia de la Comunidad Valenciana en donde el paro está creciendo más, de hecho cinco veces más que en Valencia (http://www.laverdad.es/alicante/v/20111104/provincia/paro-sube-alicante-cinco-20111104.html).

España forma parte de occidente, y por lo tanto, de su economía, sobre todo desde que entró en la Comunidad Económica Europea en 1986. Así, occidente lo forma Europa, Estados Unidos, Canadá y Australia. A través de los préstamos interbancarios que suponen entre el 10% y el 20% de los activos financieros por el dinero que se prestan los bancos entre sí a nivel global -una vía de “contagio” de la crisis-, así como las inversiones de los bancos y entidades financieras como los fondos de inversión privados hacen que el sistema financiero, al depender los bancos de cómo vayan las economías de los países, puesto que cuando invierten prestando dinero necesitan que ese dinero vuelva para poder tener liquidez -dinero en efectivo- y así seguir invirtiendo, cuando en los años 90 una economía tan potente como era Japón siendo la segunda economía occidental y ahora en 2008 EEUU al ser la principal economía occidental se fueron a pique por culpa de la crisis económica que tiene su origen en la especulación inmobiliaria muchas entidades financieras muy potentes quebraron -como Lehman Brothers por invertir en activos inmobiliarios creando un “agujero negro” enorme y de hecho, siendo el origen de esta crisis al quebrar, que por cierto el actual ministro de Economía de Guindos fue director de esa entidad en España y Portugal justo antes de la quiebra (noticia de ABC explicando el origen de la crisis aquí)- acabaron afectando al resto de países, puesto que para su funcionamiento necesitan de la financiación de estas entidades, de su inversión.

Además, en EEUU hay que añadir que normalmente para prestar, como allí el mercado es muy flexible al haberse implantado un modelo de mercado de trabajo muy liberal en donde no hay ninguna seguridad laboral y los empresarios pueden despedir o cambiar de puesto de trabajo cuando quiera al trabajador, que además un año puedes estar trabajando en Houston -Texas- y al siguiente en Nueva York en la otra punta del país, y no se sabe cuánto se tendrá de sueldo al mes siguiente, los bancos tenían que cumplir unos niveles de seguridad mínimos a la hora de prestar que garantizasen la solvencia de la persona a la que se prestaba, que esa persona tuviera capacidad adquisitiva para devolver el dinero -activos-, pero esos niveles de seguridad se relajaron mientras los precios seguían subiendo y los salarios no, a ello hay que añadir que la Reserva Federal de EE.UU. bajo gobierno del presidente neoliberal George W. Bush subió los tipos de interés del 2,5% al 5,5% para los bancos, y ello afectó a los tipos de interés de los bancos a la hora de prestar, por lo que se hizo más difícil para la persona que tenía que afrontar el pago de una hipoteca llegar a fin de mes.

Por otro lado, las famosas hipotecas subprime hicieron el resto, ya que al ser derivados financieros no regulados -libre mercado en su máxima expresión que no se autorreguló- cuando un banco concedía 40 hipotecas dando crédito fácil para hacer “negocio” con el dinero que se sacaba de los tipos de interés, así como los sueldos “extra” que se daba a los directivos que conseguían dar más hipotecas blindando sus contratos por millones de euros haciendo que si hacían una “chapuza” podrían irse a casa igualmente con los bolsillos llenos de dinero, luego juntaba en un paquete esas 40 hipotecas y se las vendía a otra entidad financiera, por lo que recuperaba el dinero de esas 40 hipotecas y además había hecho negocio cobrando los intereses mientras tenía esas hipotecas. Luego esa segunda entidad financiera juntaba ese paquete de 40 hipotecas con otro paquete de 40 hipotecas haciendo uno de 80 hipotecas y se lo volvía a vender a otra entidad financiera haciendo negocio y así sucesivamente.

¿Qué ocurrió? Que llegó un punto en el que la entidad financiera que tenía un paquete de miles de hipotecas por ese complejo entramado de entidades ya no tenía ningún control sobre la solvencia de las personas a las que se había concedido la hipoteca al no saber de dónde venía y no estar próximo a la persona a la que se había concedido. Por esa razón, gigantes como Lehman Brothers cayeron al haber invertido en activos inmobiliarios y como Bush es neoliberal y considera que el mercado se autoregula decidió no salvar a Lehman Brothers con las consecuencias que tuvo su quiebra que ya conocemos, eso sí, cuando la AIG, cuyo papel era el de asegurar los negocios y las operaciones de crédito de los bancos estaba a punto de quebrar ello impulsó a George W. Bush a intervenir porque veía que si el Estado no intervenía yendo al rescate de la economía la crisis sería de proporciones históricas; “Tras lo de Lehman, numerosos bancos hipotecarios estadounidenses comenzaron a caer como si de un castillo de naipes se tratase. Los apuros más sonados los protagonizaron el banco británico Northern Rock y la aseguradora AIG. Este último, líder mundial de seguros y con intereses en 130 países, arrancó la beneficiencia de la Fed y fue rescatada a golpe de talonario con una inyección de 85.000 millones de euros. Su gran tamaño fue razón de peso para acudir en su ayuda, pero más aún la crucial importancia de su negocio: asegurar las operaciones de los demás bancos e instituciones de crédito” (enlace aquí).

Por otro lado, como el PP implantó el modelo de especulación inmobiliaria en España con la aprobación de la Ley del Suelo de 1998 liberalizando todo el suelo -el precio de la vivienda depende del suelo- porque decía que ello haría que al haber más oferta los precios bajarían, la crisis económica en España ha sido más grave que en el conjunto de occidente al tener un doble efecto la explosión de la burbuja inmobiliaria en EEUU por un lado afectando a nuestra economía, y la explosión de la burbuja inmobiliaria que se había inflado demasiado en España y que la Comunidad Valenciana, como alentó durante muchos años ese modelo ahora es la Comunidad Autónoma de toda España más endeudada.

Un ejemplo del modelo económico del PP es la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) de Alicante, donde el PP gobierna desde 1995, que duplicó su inversión en activos inmobiliarios entre 2003 y 2005. ¿Resultado? Un agujero de 5.000 millones de euros que ha obligado a ser intervenida porque estaba en quiebra. Desde el 2010 la CAM no da apenas créditos porque está centrada en cobrar las deudas de las hipotecas no pagadas. Hoy Alicante es la provincia de la Comunidad Valenciana con más paro. Asimismo, el Banco de Valencia ha tenido que ser intervenido por tener un agujero de 1.000 millones de euros. Bancaja ha tenido que integrarse en Bankia llevando consigo miles de millones en “activos problemáticos. Por lo que hoy sólo queda Caixa Ontinyent como banca valenciana. Y es importante a la hora de dar crédito la cercanía del centro que presta y entiende mejor las necesidades del territorio en que está (para ver noticia que aporta la información enlace aquí). Por esa razón, la deuda privada está en un 400% del PIB mientras que la pública está sólo en un 80% (que ha tenido una “desviación” de un 20% en donde 3/4 de esa “desviación, 15.000 millones de euros, provienen de las Comunidades Autónomas en donde el PP como poco lleva gobernando desde mayo de 2011 como poco y que por lo tanto conocía esos datos).

Como bien decía un artículo de la “La Nueva España” en junio de 2010: “El Estado español (Administración central, comunidades autónomas, diputaciones y ayuntamientos) deben 679.778 millones de euros. Las familias españolas adeudan mucho más: 882.420 millones. Y los débitos de las empresas españolas se disparan hasta 1,29 billones. De manera que la deuda pública sólo representa el 23,8% de los 2,85 billones de deuda nacional (casi 3 veces el PIB del país). Cuando se acabe de reconducir el endeudamiento público español (0,67 billones), los españoles aún tendrán por delante el principal problema de la economía española: un endeudamiento privado desmedido que supera los 2,17 billones y que está lastrando la recuperación de la demanda interna. (…) La deuda del Estado -pese al rápido crecimiento de los últimos tres años- supone hoy el 65% de PIB. Sigue siendo una de las más bajas de Europa: es 20 puntos inferior a la media de la deuda pública de la zona euro y del endeudamiento de Alemania y Francia y más de 40 puntos menor que la deuda de Italia, Reino Unido, Grecia y otros países. Por el contrario, la deuda privada española sí es muy superior al promedio europeo: supone el 217% del PIB, 47 puntos por encima del endeudamiento privado promedio de los países del área monetaria (170% del PIB)”.

Enlace a noticia de “La Nueva España” “Una crisis de deuda privada” aquí.

De hecho, cuando Rodrigo Rato fue director general del Fondo Monetario Internacional, organismo encargado de asesorar a los gobiernos de cuál es el modelo económico que deben seguir, el FMI siguió apostando por el sector inmobiliario y por eso recomendó a los países que siguieran el modelo financiero de EE.UU. y Gran Bretaña sin prever las consecuencias de ello. Cuando estalló la actual crisis económica Rodrigo Rato abandonó el FMI enseguida. Además, según el informe interno independiente del FMI cuando la burbuja inmobiliaria en EE UU estaba a punto de tocar techo, el Fondo aún sostenía que la baja morosidad de las hipotecas residenciales, unida a la titularización del mercado hipotecario, sugerían que “el impacto de un frenazo del mercado de la vivienda sobre el sistema financiero sería probablemente limitado”” (para ver noticia enlace aquí).

Debido a ese modelo económico del PP el sector de la construcción pasó en 1995 de representar el 6,9% en 1995 siendo el empleo un 9,4% del total a representar en 2007 un 11% del PIB y del total del empleo casi un 14% (enlace de estudio aquí).

Hoy, el sector de la industria es el que está “tirando” de la economía española en plena crisis económica mientras que el sector de la construcción, la principal apuesta del PP, es el principal lastre de la economía española siendo el 70% de los desempleados del sector de la construcción y/o empresas auxiliares (datos en www.ine.es). En los años 2009 y 2010 fue la construcción la que cayó un 11% de media, teniendo efectos devastadores sobre el resto de la economía al explotar la burbuja inmobiliaria, pero sin embargo la industria fue la que “tiró del carro” en 2010 con casi un 7% de subida, siendo el sector de la energía la que mayor impulso dio a nuestra economía con un 26% de subida gracias a la apuesta decidida por parte de Zapatero hacia las energías renovables al haber cuadriplicado el gasto en inversión pública siendo el sector de energías renovables y de nuevas tecnologías los más beneficiados.

De hecho, en un artículo publicado en Wikipedia las debilidades más importantes de la economía española son “un sector de la construcción con un peso excesivo sobre el PIB (se trata de un sector de baja productividad y capacidad de innovación), una tendencia histórica a suplir la inversión en capital con bajos costes laborales (inmigración, precariedad laboral, etc.), poca relación entre la universidad y la empresa y una todavía insuficiente tasa de inversión de I+D+i.

La actual crisis económica está forzando una corrección progresiva de estos problemas, desde los mismos agentes económicos más que desde una actitud gubernamental. Así, la brusca disminución de la actividad en el sector de la construcción residencial y los ajustes de plantilla en muchas empresas, están obligando a un aumento de las tasas de productividad especialmente en medianas y pequeñas empresas y a una apremiante exigencia de mayor inversión en I+D+i como medio de sobrevivencia en los mercados globales”. Por esta razón, frente al gobierno del PP el gobierno del PSOE ha cuadruplicado su inversión en I+D (2004-2011).

Sin embargo, ¿cuáles son las principales fortalezas de la economía española? La respuesta es clara; “España, a pesar de una posición general deficiente en materia de I+D+i, cuenta con una importante posición en varios terrenos de innovación concretos como son las energías renovables, la bio-tecnología, el transporte y las pequeñas y medianas industrias tecnológicas, que deberán consolidarse como fortalezas sobre las cuales establecer la recuperación de la crisis y modificar las bases del modelo económico”. Es decir, que las energías renovables son una fortaleza de nuestra economía gracias a la apuesta del gobierno socialista de Zapatero, como ya dijo Obama en EE.UU. cuando fue elegido presidente de su país poniendo como ejemplo en apuesta por energías renovables a Japón, Alemania y España (para ver noticia enlace aquí). E incluso Obama, presidente de EE.UU., llegó a decir que España es líder en energía eólica -entre otras cosas por la inversión hecha en Castilla La-Mancha (enlace a noticia aquí). Gracias a eso se abre un mercado muy importante para las energías renovables como es EE.UU. permitiendo que empresas españolas como Iberdrola, Acciona o Abengoa puedan expandirse e invertir en ese mercado tan rentable (enlace a noticia aquí). Y por otro lado, las empresas tecnológicas pequeñas y medianas, es decir, las pymes, en donde el gobierno ha invertido 2.500 millones de euros a través de los Planes Avanza (enlace a artículo de Wikipedia aquí).

Conclusiones

La actual crisis económica se debe a la dependencia de España del sector de la construcción, modelo que el PP a partir de 1998 con su Ley del Suelo impulsó pensando que el mercado en sí es perfecto y eso haría que al haber más oferta los precios bajarían cuando ha sido al revés y se ha creado una burbuja inmobiliaria con nefastas consecuencias sobre nuestra economía, así como la crisis en EEUU de las subprime que ha afectado a todos los bancos parando el crédito, y sin crédito la economía no funciona. Mientras el PSOE cuadruplicó su inversión en I+D y apostó por las energías renovables, una de las actuales fortalezas de nuestra economía así como las empresas de nuevas tecnologías. El PSOE en su día apostó por la industria con los planes de reconversión industrial, por la descentralización que permitió que hubiera mayor eficiencia invirtiendo los gobiernos en aquellos sectores más productivos.

Hoy, las comunidades autónomas que no dependen de la construcción tanto son las que menos paro tienen (Madrid, Navarra y País Vasco), mientras que aquellas que dependen más de la construcción y no cuentan con esos sectores fuertes como las nuevas tecnologías tienen más paro, el caso de la Comunidad Valenciana que apostó por la construcción al llevar gobernada por el PP desde 1995 es paradigmático con un 25% de paro.

Así, mientras el PSOE defiende al Estado como la principal empresa del país que mira a largo plazo por el interés general invirtiendo de forma estratégica, el PP con los actuales recortes que está haciendo considera que el Estado es el principal lastre de la economía y considera que el mercado funciona perfectamente, cuando se ha visto con el sector privado de la construcción que al tratarse de un bien básico no ha sido así y se ha creado una burbuja inmobiliaria, especulativa que nos ha llevado al desastre. De hecho, mientras que la deuda pública representa un 80% de nuestro PIB la deuda privada está ya en un 320% del PIB.

Apunte histórico

Se considera que la época dorada del capitalismo estuvo entre el 1945 y el 1975, terminando con la Crisis del Petróleo (1973). Pues bien, tras la Segunda Guerra Mundial en Europa todos los gobiernos apostaron por construir vivienda social y por la inversión del Estado en la economía. Así como por un modelo mixto en donde intervenía el Estado en el mercado controlando la inversión y el consumo, es decir, controlando que no hubiera especulación. En cuanto a la vivienda, como en Alemania por ejemplo se había destruido un 40% de las viviendas, o en Inglaterra un 20% por la Segunda Guerra Mundial, los gobiernos gastaron mucho en construir vivienda –en Inglaterra a partir de 1945 el gobierno laborista de Attlee y ya a mediados de los años 50 el gobierno conservador de MacMillan- controlando también una hipotética burbuja inmobiliaria. Es decir, los estados controlaron los excesos del mercado para que no se produjera ninguna burbuja especulativa e invirtieron estratégicamente en aquellos sectores de la economía más productivos. Esto da una idea de lo importante que es el modelo económico del PSOE.

Además, esta época de riqueza sólo se terminó por la Crisis del Petróleo (1973), siendo errónea la lectura que se hizo de la crisis de que el problema estribaba en los Estados por su ineficiencia, por su falta de competitividad, y aunque es cierto que es importante que los estados se modernicen para que sean eficientes cuando inviertan, hay que señalar que la Crisis del Petróleo (1973) se debió a un conflicto político puesto que la oferta mundial, la producción mundial depende de la OPEP y por la guerra de Yom Kippur cuando occidente apoyó a Israel en una guerra con dos países árabes, Siria y Egipto, la OPEP como respuesta decidió “cortar el grifo” del petróleo a occidente encareciendo mucho la producción, lo que llevó a una crisis económica que sólo ha sido superada por la crisis de principios de 1980 de la que se salió con mucho gasto público aumentando la deuda pública, y en mucha mayor medida por la actual crisis (para ver gráfico de la tasa del crecimiento del PIB a nivel mundial desde los 60 hasta la actualidad enlace aquí).

Anuncios

Acerca de luiscasas

Licenciado en Periodismo y Técnico Superior en Secretariado, me interesan temas de cultura general y actualidad
Esta entrada fue publicada en Economía, España, Historia, Política, Sociedad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s